El valor de un informe psicológico forense

El valor de un informe psicológico forense

El valor de un informe psicológico forense

Con el pasar de los años, se ha hecho evidente la importancia que reviste el trabajo de un psicólogo profesional cuando aplica su trabajo dentro de la rama criminalística.

En un principio los psicólogos tomaban ciertos cursos para poder ejercer en la esfera legal, pero ahora, las especialidades forense, criminal y penal representan años completos de estudio para aproximarse a sus particularidades.


En este caso, se hablará brevemente de la psicología forense, el área encargada de evaluar las condiciones mentales de los sujetos en juicios y otros procesos sancionatorios y de custodia.

¿Qué es la psicología forense?

La psicología forense se encarga de determinar, dentro de un juicio, las conductas y patrones del demandante y del acusado para verificar la salud mental de cada parte. Está en la potestad de informar a los abogados de cada parte e incluso al juez acerca de su criterio a lo largo del proceso.

Los profesionales que la ejercen se ocupan de buscar aquellos puntos de conflicto que pueden establecer diferencias en un juicio, y su fin principal es hacer prevalecer la justicia, de una manera totalmente imparcial.

¿Cómo trabaja la psicología forense?

Su método de trabajo es la observación distante, es decir, tiene completamente prohibido intervenir en las acciones y conductas de los civiles, por eso, su interacción está directamente dirigida hacia los demás profesionales del área legal.

Dentro de un informe psicológico forense  se encuentran los rasgos más evidentes de las personas sujetas a monitorización y los micro rasgos que solo el profesional puede llegar a notar. También incluye sus antecedentes. Mediante ellos y las conductas observadas puede incluir sus “predicciones” de los posibles comportamientos que llegarán a tener los involucrados, creando una opinión importante para la decisión final del juez.

¿Qué diferencia a un psicólogo forense de uno clínico?

Cuando hablamos de la psicología legal y forense encontramos diferencias importantes ante la psicología clínica. Por ejemplo, la educación de los especialistas de la primera rama está más enfocada a observar en lugar de a actuar ante las desviaciones de conducta, y no trabaja directamente con un paciente, sino dentro de un entorno donde hay varios individuos.

Este profesional usa sus conocimientos para determinar posibles comportamientos en nombre de la justica, para asegurarse de que las leyes se cumplan, sobre todo en materia de protección de menores. Por eso, los conocimientos de un psicólogo se completan con el posgrado en psicología forense, un año de especialización donde se mezclan conceptos de la criminología y el derecho para dotar al candidato de una visión cenital del aparato legal.

El valor de un informe psicológico forense