Historia del desodorante

SABIAS QUE?

Historia del desodorante

Historia del desodorante

Historias y curiosidades que no te puedes perder sobre el desodorante

El olor producido por las axilas era ya una preocupación para los hombres durante toda la historia. En los tiempos del Imperio Romano los hombres usaban, después del baño, almohadillas aromatizadas debajo de las axilas para disminuir el olor provocado por el sudor.

Los antiguos egipcios tomaban un baño aromático y, tras él, una aplicación de aceites perfumados en las axilas. Los desodorantes eran productos especiales a base de limón y canela.

En la Edad Media, solo la nobleza tenía acceso al agua caliente y al jabón, por lo que la higiene personal no existía en la mayor parte de la población y el mal olor corporal era algo cotidiano.

A principios del siglo 20, en los Estados Unidos fabricaron un producto a base de potasio de aluminio , que era capaz de controlar el sudor y disminuir el olor. Esta sustancia fue llamada desodorante. También se comercializó en forma de cera pastosa que se aplicaba en las axilas y solo lo usaban las mujeres . 

El desodorante solo era conocido en occidente debido a su excesivo coste. Tras la segunda guerra mundial, el precio decreció y así, fue como se hizo popular en todo el mundo. Hacia 1950, este producto fue sustituido por el formato en spray, que fue la modalidad empleada hasta la década de los 80.

Hoy, podemos encontrar diferentes presentaciones del mismo producto, que se adaptan a las necesidades de cada uno.

Actualmente existen muchos tipos de desodorantes y el producto ha evolucionado de forma considerable, primero fueron ungüentos, después barras y ahora aerosoles. Con o sin perfume, con o sin alcohol o, antranspirantes que reducen la formación de los malos olores y la transpiración.

Historia del desodorante